Muy poca gente escucha música

Como ya sabéis, esto es un blog de opinión, y me baso únicamente en mi propia experiencia, en las cosas que leo y en la experiencia de la gente de mi entorno. Y en eso fundamento mis temas.

Después de unos años he llegado a la conclusión de que a la gente le encanta la música pero casi nadie la escucha. No digo qué porcentaje de la población escucha música porque me lo inventaría… Bueno, sí lo voy a decir: ¡Sólo un 0,01% de la población escucha música! Rotundamente.

No estoy bromeando, y para que veáis que estoy en serio: ¡Que levante la mano quien se haya sentado alguna vez a escuchar música! No me refiero a poner la radio mientras conduces, o ponerte música mientras estudias, o mientras haces deporte, o ir a un concierto con tus amigos y estar mitad en las cañas mitad en el concierto, ni ir por la calle mientras escuchas música con unos cascos, ni ponerte música para cantar a “grito pelao” en la ducha… Me refiero a ponerte un disco, sentarte y escucharlo de principio a fin. Sin hacer nada más. Sólo escuchar. Sólo eso.

Muchas veces nos gustan ciertas canciones porque las asociamos a momentos precisos, a gente, a lugares, y eso está fenomenal. Pero también estaría bien que nos gustaran algunas canciones por la propia canción. Sin más.

Normalmente un disco está pensado de principio a fin, para ser escuchado en ese orden y nunca es casualidad. Las canciones están llenas de arreglos, de melodías escondidas, de pequeños detalles que pasamos por alto si no escuchamos. Nos estamos perdiendo la mitad. Es como ver una película en la que sólo escuchas hablar a uno de los protagonistas, y a los otros los tienes muteados… Te estás perdiendo la mitad. O como comerte una pizza hawaiana y quitarle la piña… te estás perdiendo la mitad (y no acepto críticas por esto).

En fin, con esta entrada sólo quiero mandaros un mensaje de ánimo para que alguna vez probéis esta experiencia. Un rato que tengáis de tranquilidad, un momento en el que no queráis pensar en nada más. Probad con un disco que ya conocéis, o con uno que queráis conocer, y escuchadlo desde dentro. Luego me contáis. Y si ya lo habéis hecho, también me gustaría saber vuestra experiencia.

Escribidme en los comentarios a ver si estáis dentro de ese 0,01% de población 🙂

Opiniones

Ricky
17 noviembre 2020

Tienes toda la razón. Cuando estoy leyendo, solo leo. Cuando estoy viendo una peli, solo veo. Cuando estoy comiendo un filete de atún, solo como. Sin embargo cuando estoy escuchando música puedo leer, ver, comer, beber cervezas, conducir y muchas más cosas. Gracias por abrirme los sentidos. Esto va a cambiar, copón...

Marta Aparicio Puerta
18 noviembre 2020

También está bien escuchar música mientras lees, o mientras bebes o mientras conduces. Es sólo probar también la otra experiencia. Ambas se pueden complementar. Muchísimas gracias por tu comentario :)

Paco
16 noviembre 2020

La escucha activa, esa gran olvidada. Comparto lo que escribes. De hecho, la prueba está en que incluso se ha cambiado el verbo. La música ya no se escucha, se consume. Es terrible porque consumir lleva implícito extinguir y destruir. Ahora sería impensable componer discos como los de Pink Floyd o Jetrho Tull. Si a lo que propones ,le añadimos escuchar con auriculares y percibir como están paneados los . instrumentos y demás matices la experiencia se hace más enriquecedora aun.

Marta Aparicio Puerta
16 noviembre 2020

Muchas gracias por tu comentario, suscribo todo. El problema es que muchas veces se confunden los términos que mencionas. Ojalá más gente escuchara, y si es con auriculares, mejor. Un abrazo y gracias de nuevo :)

Publica tu opinión