Ser Guitarrista-Mujer en verbena

Foto: Laura Olmedilla García

Esta entrada la quería dedicar a hablar, desde mi experiencia, de lo que es pasar los veranos trabajando en una orquesta. Formo parte del grupo Skaner (https://martaapariciopuerta.es/grupo-skaner/) , con el que hacemos multitud de conciertos a lo largo del verano. En él estamos Andrés al bajo, Saúl al teclado, Laura a la batería, Javi y Eva como cantantes y yo como guitarrista. En los últimos años el batería era Rodri, pero esta última temporada, se ha incorporado Laura y por lo tanto, somos tres chicas y tres chicos, algo poco usual en las orquestas de verbena.

Ahora viene mi pregunta: ¿cómo es ser mujer guitarrista en una orquesta? Pues es exactamente igual que si fuera un hombre, pero escuchando algunos comentarios un tanto inapropiados en algún caso.

Los músicos de verbena nos levantamos, comemos algo, nos montamos en el coche, conducimos hasta el pueblo en que vamos a tocar (depende de la suerte de ese día, puedes estar a 5km o a 500km…), llegamos al pueblo, montamos nuestros instrumentos, hacemos las pruebas de sonido, cenamos algo y hacemos un concierto de 5 horas de canciones de todos los estilos (cumbias, pasodobles, merengues, rancheras, rumbas, chachachá, reggaeton, y por supuesto todo el pop y rock de las últimas décadas más el actual). Después recogemos los instrumentos, los cargamos en el coche y vuelta a casa (recuerdo que o a 5km o a 500km, dependiendo del día…). Cuando llegas, te acuestas y pones la alarma para el día siguiente (yo personalmente siempre duermo 8 horas, me acueste a la hora que me acueste, si no, al día siguiente confundo la guitarra con el teclado), te levantas y a repetir la jornada del día anterior (pero con las ojeras un poco más extendidas), ya que al menos en el mes de agosto, puedes hacer con facilidad más de 20 conciertos por lo que hay semanas que tocas varios días seguidos.

Todo esto es más llevadero con unos compañeros como los míos de Grupo Skaner, pero recordemos que es un trabajo y que no todo el mundo puede tener la suerte que tengo yo.

Que ¿qué hay que hacer para trabajar de guitarrista en la verbena? Muy fácil: estudiar mucho, aprenderse muchísimas canciones, gastarte mucho dinero en guitarras y cacharros que necesitas, aguantar con el instrumento a la espalda muchas horas sin quejarte, no tener pereza y tener cierto feeling con el público. Y esto, que yo sepa, es igual para hombres que para mujeres. 

Que ¿por qué digo esto? Porque más de una vez he oído comentarios del estilo de: “jo, qué bien tocas para ser mujer”, “tocas tan bien que parece que está tocando un hombre”, “la primera vez que veo a una tía tocar bien”. ¿Lo peor? Que te lo dicen como piropo…. Es muy curioso ver cómo señalan la orquesta y comentan entre ellos con caras de asombro: “mirad, hay tres chicas”. ¡¡¡Wow!!! ¡¡¡Tres chicas!!! Creo que ya en el año 2020 no deberíamos extrañarnos por ver tres chicas… Bueno, si lo pienso bien, ni en el año 2020 ni en ninguno.

Todo esto son cosas que he escuchado (es verdad que no es algo repetido y común, afortunadamente) y me gustaría comentar lo siguiente: no tengo ningún problema de movilidad implícito en mi género que haga que sea más costoso para mi aprender a tocar un instrumento, y tampoco en mi caso existen problemas de roles de género como existían en la época de mi abuela y sí que les quitaba tiempo quizá de estudio y trabajo (cocinar, planchar, fregar… etc). Así que en mi caso, el trabajo es igual para mi, que para mis compañeros. Dejémonos de alucinaciones, de extrañezas y de compasiones, y cuando vayamos a un concierto, centrémonos en la música, en el buen rollo y en pasarlo bien. Bueno, y si hay bar cerca, pues también en tomarnos algo con nuestra gente (y pedirles una cervecita fresquita a los músicos 😉 ). Nada más.

Feliz mes de febrero.

Opiniones

30 mayo 2020

I’m still learning from you, while I’m trying to achieve my goals. I certainly love reading everything that is written on your blog.Keep the posts coming. I loved it!

Marta Aparicio Puerta
31 mayo 2020

Thank you very much!!

26 abril 2020

Thanks, this website is very handy.

Marta Aparicio Puerta
26 abril 2020

Thank you!! :)

Laura
20 febrero 2020

A mi en un concierto me dijeron: "Ah, ¿Qué eres tú la que tocas la batería? En ese caso, voy a tener que amplificarte" Al final, me amplificó igual que lo hubiera hecho con cualquier otra persona, un poco de bombo y ya está, que la sala no daba para mucho más por el espacio... Vaya, que al final del concierto, el hombre vino a disculparse. :)

Marta Aparicio Puerta
20 febrero 2020

Sí, es muy común también el prejuzgar nada más verte. Miremos el lado bueno y es que seguramente le sirviera para reflexionar sobre el absurdo de su comentario, y probablemente con la siguiente chica que pasara por su sala a tocar la batería, se comportaría de manera diferente. Al menos sin prejuzgar sólo por ser una chica. Necesitamos más mujeres tocando por ahí para que estas cosas dejen de suceder. ¡Muchas gracias por comentar! <3 <3

19 febrero 2020

Entiendo perfectamente la sensación qué sientes cuando alguien, todavía a día de hoy, sigue sorprendiéndose de que por el simple hecho de ser mujer sea increíble impensable llegar a tener la misma o mejor destreza que un hombre pueda tener a manos de un instrumento musical. Mismamente ejemplos como Jennifer Batten o Orianthi (ambas guitarristas profesionales) han demostrado al mundo que no hace falta tener una salchicha en medio de la entrepierna para catalogar de "buenísimo" o "monstruo" a un músico. Es triste escuchar comentarios como los que dices. Sé que Laura e incluso yo, que tocamos un instrumento catalogado como "masculino" seguimos escuchando tonterías que, aunque suenen a bien, muestran ese pequeño desprecio a modo de asombro que esconden ese tipo de "halagos". No sé cuánto tiempo seguiremos aguantando este tipo de cosas pero está claro que es cuestión de educación y de concienciación. Que viva la música, que vivas tú, Marta💓

Marta Aparicio Puerta
20 febrero 2020

Totalmente de acuerdo contigo, Carminha. Está más que claro que el trabajo y la dedicación no son cuestiones de género, y es realmente una pena que haya gente que todavía no lo haya entendido. Yo lo veo con la guitarra eléctrica, pero como bien dices, con la batería u otros instrumentos catalogados como "masculinos" los comentarios serán del estilo... Tenemos que seguir luchando para acabar con este tipo de roles absurdos y hacer ver algo tan simple como que cada uno puede disfrutar de la música con el instrumento que sea y de la forma que quiera, tenga el género que tenga y sea como sea. Parece simple pero como bien dices, seguimos necesitando educación y concienciación. ¡Muchísimas gracias por escribir! Por más gente como tú en la música <3 <3

Juan
19 febrero 2020

Pero que leo Quien te diga que bien toscas y eso que eres mujer.... Suelta le una ostia o mandalo a freír calamares. A quien nos gusta la música no nos paramos a distinguir si es hombre o mujer, niño, niña o abuelo,, mayor o monje. Vamos Marta sigue tocando la guitarra y no dejes el café.. Dos abrazos

Marta Aparicio Puerta
20 febrero 2020

jajajaja, totalmente! Tú sí que sabes disfrutar de la música, y confiemos en que llegue un momento en que toda la gente pueda disfrutar de ella de la misma forma en la que lo haces tú. ¡Muchas gracias por comentar! Te contesto mientras me tomo el segundo café de hoy ;) Otros dos abrazos para ti :)

Jose
19 febrero 2020

Chapeau Marta, puedo decir que vivo algo de cerca esto que cuentas, ya que tengo la gran suerte de formar parte de tu familia y lo cuentas con muy buenas palabras como es normal en ti, esta claro que te lo has currado desde bien pequeñita y que te lo sigues currando, que hay muchas horas de guitarra a la espalda como tu dices, y lo que admiro de ti es que siempre llevas esa sonrisa contigo y nos la transmites a los demás, que es lo más bonito, quiero felicitarte a ti y a todos tus compañeros por el gran trabajo que hacéis, no cambies Marta y sigue disfrutando con esa guitarra que va contigo a todas las partes. Un abrazo muy fuerte del Mago Puerta 😜😜🤗🤗🤗😘😘❤️❤️

Marta Aparicio Puerta
20 febrero 2020

Muchas gracias por comentar. Sí, tengo la suerte de tenerte dentro de la gran familia que tenemos, en la que afortunadamente nunca he escuchado comentarios del estilo, y en la que siempre nos habéis enseñado a los más pequeños el respeto y la educación. Muchas gracias por escribir y lo de la sonrisa... Creo que es genético ;) ¡¡¡¡¡Un abrazo fuerte!!!!!

Bego
19 febrero 2020

Toda valoración que se realice basada en la condición de sexo, edad, o cualquier otra clasificación , y no basada en tus aptitudes, y habilidades no merece tenerla en consideración. Ni para bien, ni para mal. A mi lo que más me entristece es que veo que cada vez estos comentarios vienen de personas más jóvenes. Eso si es de verdad decepcionante y triste. Un Beso Marta .

Marta Aparicio Puerta
20 febrero 2020

Totalmente de acuerdo contigo, Bego. No merece la pena tenerlo en consideración. Pero sí que me apetecía escribirlo porque muchas veces simplemente es cuestión de educación, el pensar que estás diciendo un piropo y estás haciendo todo lo contrario... Es verdad que hay mucha gente joven que utiliza este tipo de lenguaje, pero confiemos en que cada vez sea menos la gente que lo haga y la sociedad avance hasta acabar con estas historias. ¡¡Muchísimas gracias por comentar!! Un abrazo fuerte.

Publica tu opinión